10 octubre 2006

Gitanita


Corcoya, mi gitanita,
de Andalucia dorada,
la noche quedo temblando,
en la verdad de tu palabra.
Asida, en la luz de tu sonrisa,
y en la llama, de tu mirada,
Corcoya...mi gitanita
de Andalucía dorada.

Cogí el temblor de la noche,
tan cuajado de esperanzas,
tan tierno de tu figura,
tan lleno de fragancia,
y en un abrazo ceñido,
lo fui apretando, a mi entraña:
gitana..gitanita corcoyana...
hasta sangrar de nostalgia

1 comentario:

Filo Isidoro dijo...

hola,compañero, soy la dinamizadora y responsable del telecentro de Guareña;me ha parecido muy interesante tu iniciativa del blog, dedicado a los mayores, y en particular este poema, con gran carga emotiva.Yo también he abierto un blog, donde traslado mis trabajos e impresiones de este verano acerca de la multivariedad de usuarios que nos visitan,la dirección es "guarena.blogspot.com".Saludos y ánimo en tus creaciones.